Boletín Conectar

La crisis provocada por la COVID-19 ha impactado significativamente a la sociedad en general y, de manera específica, a los sistemas educativos. En este sentido, son muchos los estudios sobre educación que se han realizado durante y después de la pandemia; estos ponen en evidencia el rol sobresaliente que ha jugado la educación en línea. En este contexto es muy importante reflexionar acerca de los aprendizajes obtenidos como resultado de cambios forzosos y, con una mirada resiliente, considerar que estamos en el tiempo justo para reimaginar cómo la educación podría ser mejorada

En los últimos diecinueve meses, los docentes de educación superior hemos experimentado abruptos cambios en nuestra manera de desarrollar procesos de aprendizaje. A raíz de la emergencia sanitaria que ocasionó la COVID-19, comenzamos un proceso de transición hacia la enseñanza virtual remota, haciendo posible que las dinámicas universitarias siguieran en marcha. Muchos docentes optaron por realizar clases sincrónicas en línea, lo cual representó una experiencia nueva para todos. Sin embargo, esta transición hacia la educación remota ha hecho evidente la necesidad de dar un nuevo enfoque a los procesos de enseñanza-aprendizaje contemporáneos, donde la participación activa, la interacción constante, la evaluación efectiva y las habilidades digitales son elementos que cobran especial relevancia.

La realidad del aislamiento y el apoyo permanente de la virtualidad. El 2021 se proyectó con el regreso al aula física, sin embargo, nos tocó continuar con la prevención y el trabajo desde casa. Ante esta realidad, la Universidad del Atlántico ha sido consecuente con los lineamientos de autoridades locales, nacionales e internacionales, relacionados con las medidas para evitar la Covid-19. Por lo tanto, no ha vacilado en poner al servicio de su comunidad académica, todo el conocimiento, experiencias y prácticas, a través de estrategias educativas apoyadas con las TIC, las cuales han permitido la continuidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

El Proyecto de Educación Virtual está adscrito a la Vicerrecto-ría de Docencia de la Universidad del Atlántico, su propósito, es crear las condiciones institucionales para poner en marcha la educación virtual en la Universidad y fortalecer el uso y apropiación de las TIC en los procesos pedagógicos. El pro-yecto está articulado a la misión y a la línea estratégica de formación humanística, científica y tecnológica. Para atender este propósito, el proyecto se estructura en seis dimensiones: (1) pedagógica, (2) tecnológica, (3) diseño, producción e inno-vación de materiales educativos, (4) comunicación educativa, (5) investigación y (6) organizacional.

No se puede negar que las tecnologías de información y comunicación (TIC) son empleadas cada vez más en funciones que antes eran exclusivas del docente, quien se apoyaba casi que únicamente en los libros, manuscritos y en la comunicación oral que se da en el aula de clases presencial y de manera magistral. Esta no tan novedosa situación aún es percibida como una amenaza por cierto número de personas en el ámbito educativo, quienes la miran con cierto temor. Se alzan voces diciendo que el alto interés de los jóvenes por estos instrumentos de comunicación atentan con el desarrollo de las clases y el aprendizaje. Es necesario superar esta manera de pensar y llegar al punto en que toda la comunidad educativa conozca las bondades de las TIC y las valore.

Las megatendencias en el campo de la educación para el siglo XXI, incluyen la flexibilización de la oferta educativa hacia nuevas formas como la educación a distancia y la educación virtual; la intensificación de la vinculación escuela-industria en forma de redes de colaboración; la flexibilización del curriculum; el nuevo rol del profesor como tutor, guía u orientador que facilita el aprendizaje; el curriculum enfocado a normas de competencia; adiestramiento para la polivalencia (ser útil y eficaz en diversos aspectos) y la multifuncionalidad; el uso permanente de las telecomunicaciones entre individuos y entre organizaciones en un alto nivel como principales aspectos. Estas megatendencias demuestran urgencia en un cambio en las políticas públicas en el ámbito educativo, buscando formar ciudadanos competentes para enfrentar los retos de la actual sociedad.

Desde el año 2009, la Vicerrectoría de Docencia de la Universidad del Atlántico, inició un proceso de acercamiento a las tecnologías de aprendizaje en red (TAR), con las cátedras virtuales de Cátedra Universitaria y Cultura ciudadana, y con el desarrollo de la plataforma SICVI – 567 basada en el Moodle, la que se implementó en el 2010 con la intención que sirviera de apoyo al trabajo docente presencial, como una primera experiencia de incorporación de estas herramientas para atender las necesidades educativas de la comunidad estudiantil.

SICVI-567: Es la integración de Academusoft y Moodle. Plataformas diferentes,
sistemas heterogéneos que utilizan autenticación y matriculación de base de
datos externa para controlar el registro de usuario. Este proyecto tecnológico
fue desarrollado por la Vicerrectoría de docencia de la Universidad del Atlántico.
Actualmente, son muchos los recursos y posibilidades que tienen los y las docentes
en esta plataforma administrada por el PEV para innovar en su práctica pedagógica.

Ir al contenido